12 lugares para visitar en Sevilla.

 In Sevilla

Sevilla, uno de los iconos de Andalucía más reconocidos en el mundo entero. El encanto de ésta ciudad repleta de historia, la luz tan particular de su cielo y la hospitalidad de sus habitantes, hace que el visitante se quede para siempre con un bonito recuerdo de su paso por la capital hispalense. Muchos son los lugares y monumentos que ver, todos con su encanto y personalidad propia, a los que sería necesario dedicar más de una jornada para conocerlos. Aquí te recomendamos doce de ellos que consideramos imprescindibles en tu visita, por su magia, importancia y belleza.

LA CATEDRAL DE SEVILLA Y LA GIRALDA.

Inaugurada en 1528, la Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla tiene el privilegio de ser la catedral gótica cristiana mayor del mundo. Se sitúa en el antiguo lugar donde se encontraba la Gran Mezquita en el siglo XII conservando de ésta, su torre principal o “alminar”, que actualmente conocemos como la Giralda, y el Patio de los Naranjos, que por entonces era utilizado como lugar donde los creyentes realizaban las abluciones para purificarse antes de realizar sus oraciones. En su interior existen más de ochenta vidrieras que la adornan y embellecen, dejando pasar la luz con tonos que dejan una atmósfera de serenidad en el lugar. La Catedral se sostiene con enormes columnas y una bóveda del crucero central que alcanza los 56 metros de altura. El conjunto queda enriquecido con multitud de capillas magníficamente acabadas y rematadas con obras de pintores de la Escuela Sevillana entre otros; encontraremos la tumba de Cristóbal Colón, o la del rey Alfonso X El Sabio y Fernando III El Santo, junto a las de otros personajes relevantes de la historia. Su Tesoro Catedralicio es impresionante, piezas religiosas de nácar, oro y plata, obras de Juan de Mesa, pinturas de Murillo o Zurbarán, o la Gran Custodia de Plata de Juan de Arfe, no dejarán indiferente a ningún visitante. Pero sin duda su símbolo más reconocido y que se encuentra junto a la catedral es, La Giralda, torre y campanario de la misma, como hemos mencionado anteriormente.

Catedral de Sevilla

Sus orígenes se remontan a la época musulmana, cuando se utilizaba como “alminar” desde donde el “muhecín” llamaba a la oración a los creyentes, su obra fue iniciada en 1184, para conmemorar la victoria sobre los cristianos en la Batalla de Alarcos. Tiene una altura de 104,1 metros y 35 rampas de ascenso en lugar de escaleras lo suficientemente anchas, para que el sultán pudiera subir a caballo hasta su parte más elevada y desde allí contemplar la ciudad y sus alrededores.

Tras la conquista de la ciudad por los cristianos, tuvo diversos cambios, entre las que se encuentra la creación del campanario, además de la estatua femenina de bronce de más de cuatro metros de altura que remata el mismo y que representa “La Fe Victoriosa”. Esta estatua conocida como Giraldillo, actúa a modo de veleta y ha sido la responsable de dar el nombre a la torre en la que se encuentra. La Giralda.

La Giralda de Sevilla

El Giraldillo Sevilla

EL PARQUE DE MARÍA LUISA.

Sin duda uno de los lugares más bonitos de la ciudad. Declarado Bien de Interés Cultural, se inauguró el 18 de abril de 1914 con el nombre de Parque Urbano Infanta María Luisa Fernanda en honor a la donación que hizo ésta de los terrenos pertenecientes al jardín privado del Palacio de San Telmo. Se contrató al paisajista francés Jean-Claude Nicolas Forestier para las obras de jardinería, transformándolo en un magnífico parque público, con espacios monumentales y de ocio. Los jardines reflejan influencias de la Alhambra, el Generalife y el Retiro de Madrid, entre otros, pero respetando la arboleda existente. Pasear junto a la Fuente de los Leones o el Estanque de los Lotos, es algo que te recomendamos. La utilización del agua y el azulejo sevillano tuvo como finalidad dar frescura y colorido a todo el entorno.

La extensión del parque es de 34 hectáreas con una amplia variedad de especies vegetales muy frondosas, múltiples jardines menores, estanques y fuentes que crean un ambiente íntimo por el que es un placer pasear. Pavos reales, patos, cisnes y pájaros diversos potencian la belleza del lugar, además de los Pabellones construidos con motivo de la Exposición Iberoamericana en la Plaza de América o de las Palomas.

Parque de María Luisa Sevilla

En 1914 se inició la construcción de todo un símbolo, la Plaza de España; con doscientos metros de diámetro y forma semielíptica configura uno de los espacios más extraordinarios de la arquitectura regionalista. Fue el edificio principal de la Exposición Iberoamericana de 1929  simbolizando la unión entre España y las antiguas colonias. En sus bancos se puede apreciar una representación de todas las provincias españolas. Tiene un canal de 515 metros con cuatro puentes que lo atraviesan y una bonita fuente central en la que miles de turistas plasman su visita con incontables fotografías.

Plaza de España Sevilla

 REALES ALCÁZARES.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es utilizado aún en la actualidad por los miembros de la Casa Real y altas personalidades que visitan la ciudad. Los edificios y palacios que conforman los Reales Alcázares corresponden a distintas épocas y estilos; algunos de ellos de la misma época que la Alhambra, junto a la Giralda, es la representación más importante que posee Sevilla del legado hispanomusulmán. Tras la conquista de la ciudad en 1248 por Fernando III, pasó a ser lugar de residencia de los sucesivos monarcas cristianos. Pasear y contemplar Los Baños de María Padilla en el Cuarto Real, o el Patio del Yeso en el Alcázar almohade o la Sala de la Justicia mandada construir por Alfonso XI, es algo que te recomendamos por su belleza, más sin duda lo joya del lugar y que no debes olvidar en la visita, es el hermoso patio de las Doncellas colofón del mudéjar sevillano.

Los jardines que se encuentran en los Reales Alcázares de Sevilla también son algo ineludible; aquí encontrarás bellos rincones por los que perderte y fotografiar. Terrazas, vegetación exuberante, fuentes, palmeras y naranjos que hacen del entorno uno de los sitios mas hermosos de la ciudad.

Reales Alcázares de Sevilla

LA TORRE DEL ORO.

Situada en la margen izquierda del río Guadalquivir, la Torre del Oro o Borg-al-Azajal como la denominaban los árabes, por su brillo dorado debido a la mezcla de paja y mortero de cal, fue construida en el primer tercio del siglo XIII bajo la orden del gobernador almohade, con la intención de defender la ciudad. De planta dodecagonal en tres cuerpos y una altura de 36 metros, estaba unida mediante una muralla con la torre de La Plata que formaba parte del Alcázar que defendía la ciudad de Sevilla.

Edificio tan reconocido como La Giralda, tiene diferentes leyendas que le dan un halo misterioso y romántico, pues se dice que en ella se refugiaban las damas que cortejaba el rey Pedro I El Cruel o que desde ella partía una gruesa cadena que cerraba el río al paso de embarcaciones al unirse con una torre que existía en la otra orilla, el actual barrio de Triana.

Ha tenido diferentes usos a lo largo de la historia,  pues fue capilla dedicada a San Isidoro de Sevilla y posteriormente utilizada como prisión. Tras el terremoto de Lisboa en 1755  que la dañó de forma importante, quedó en estado ruinoso y a punto de ser demolida. La intervención del pueblo de Sevilla lo evitó, siendo restaurada a lo largo de los siglos siguientes. En 1931 fue declarada monumento histórico-artístico albergando en la actualidad el Museo Naval de Sevilla.

La Torre del oro Sevilla

LA PLAZA DE TOROS.

La plaza de toros, propiedad de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, institución de la antigua nobleza sevillana, creada en el siglo XVI, que por sus fines hípicos y sus relaciones con el mundo de la lidia decide construirla, es todo un emblema para el pueblo sevillano. Considerada la plaza más importante y con mayor tradición taurina de España, la denominada “Catedral del Toreo”  se comienza a construir en 1760, en una elevación cercana al río Guadalquivir llamada monte del Baratillo, sustituyendo a otra anterior de madera. Tras diversas obras y paralizaciones a lo largo de los siglos siguientes, se finalizó su construcción en 1914, tras la ultima reforma de los tendidos.

Destaca su construcción tardo-barroca propia de la segunda mitad del siglo XVIII, por lo que contemplar el ruedo de forma ovalada, los tendidos y la Puerta del Príncipe con su impresionante palco te encantará. La visita al Museo Taurino es otro de los atractivos que también puedes encontrar aquí; pinturas, grabados, carteles, cabezas de toros y trajes de toreros además de capotes y otras curiosidades hacen que la visita sea muy interesante. Como colofón te recomendamos pasar por la Capilla de los Toreros y las Cuadras de Caballos Rejoneadores, será la guinda para una visita extraordinaria al Coso del Baratilllo, uno de los monumentos más reconocidos de Sevilla.

Plaza de Toros Sevilla

EL PUENTE DE TRIANA.

El puente de Triana sobre el río Guadalquivir, une el Arenal de Sevilla con el barrio de Triana. Se inició su construcción en 1845 finalizando en 1852, con el objetivo de sustituir el antiguo Puente de Barcas que durante siglos servía de conexión entre la zona del Arenal y el Castillo de San Jorge de Triana. Extraordinaria obra de ingeniería en su época,  se convirtió en el primer puente fijo de la ciudad de Sevilla, teniendo el privilegio añadido de ser en la actualidad, el puente de hierro más antiguo de España. Está inspirado en el Puente de Carrousel de París que se construyó en 1831 sobre el río Sena, obra del ingeniero francés Antoine-Rémy Polonceau, y que fue demolido un siglo más tarde por problemas en la estructura con la llegada del tráfico rodado. Problemas similares le ocurrieron al Puente de Triana cuando en 1958 se decide cerrar el paso a autobuses y camiones, siendo en la Semana Santa de 1974 durante al paso de la Virgen de la Esperanza, cuando se produce una fuerte vibración en su estructura que hizo cundir el pánico entre los presentes, este incidente originó su cierre completo durante tres años. En 1977 se acometen obras de restauración y reforzamiento, que modifica definitivamente la esencia del puente al añadirle un tablero autoportante, que libera los arcos de hierro de su labor sustentante, pero mantenerlos exclusivamente como decoración. Está declarado Monumento Histórico Nacional desde 1976.

“Por el puente de Triana,

chaquetilla verde y oro,

Belmonte vuelve a su casa

después de matar tres toros”. (Aurelio Verde)

Junto al puente en el lado del barrio de Triana, el visitante se encontrará en su paseo con la bonita capilla del Carmen o del “mechero” como se la conoce popularmente. Construida en 1928 en ladrillo y cerámica sevillana, con cúpula rematada en cerámica y acabada en un pequeño templete. El Mercado de Abastos, junto a la Plaza del Altozano es otro de los lugares del barrio de Triana muy interesantes para visitar, pues en sus bajos se encuentran los restos del Castillo de San Jorge. En las cercanías junto al río Guadalquivir, está la calle Betis, todo un emblema de Triana con su vistosidad y buen ambiente, es de obligada visita y disfrutar de una copa o comer contemplando las hermosas vistas de Sevilla.        

Puente de Triana Sevilla

LA CARTUJA.

El Monasterio de Santa María de las Cuevas, se encuentra situado en la Isla de la Cartuja. El el período musulmán los almohades ubicaron aquí hornos alfareros aprovechando la abundancia de arcillas existentes por la proximidad del río. Posteriormente tras la conquista cristiana de la ciudad, se levantó una ermita en el lugar y   dirigida por la Orden Franciscana hasta la llegada del año 1400 en el que se funda el Monasterio. A finales del siglo XV se establece aquí la Orden de los Cartujos construyéndose dos hospederías para peregrinos y personas de relevancia; como el pintor Zurbarán o el rey Felipe  II que se hospedó en ella durante su visita al Monasterio.  Hay que destacar que en los prolegómenos del Descubrimiento, Cristóbal Colón pasó también una temporada en ella, utilizando la biblioteca del monasterio para consultar documentos que argumentaran su viaje. Al fallecimiento del Almirante, sus restos antes de ser trasladados a la Catedral de Sevilla, fueron inhumados en la Cartuja, quedando aquí los de su hermano Diego Colón. Como curiosidad podemos contemplar durante la visita a los jardines, el árbol “ombú” plantado según cuenta la tradición, por Hernando Colón hijo del navegante. El Monasterio de la Cartuja pasó por numerosas vicisitudes en los siglos posteriores, como el terremoto de Lisboa en 1755 que lo afectó gravemente en su estructura o el saqueo y utilización como cuartel general que sufrió durante la invasión francesa de 1810

En 1841 el comerciante Carlos Pickman transformó el abandonado monasterio en una fábrica de loza y porcelana china decorada al estilo inglés que le dieron gran renombre. No hay que dejar de visitar los hornos de botella tan característicos, que aún quedan en pié de dicha fábrica.

Con motivo de la Exposición Universal de 1992  el Conjunto Monumental de la Cartuja de Sevilla es restaurado y acondicionado siendo el Pabellón Real y emblema de la muestra. Posteriormente es utilizada como museo siendo actualmente sede del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.

Monasterio de la Cartuja. Sevilla

EL ARCHIVO GENERAL DE INDIAS.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se construye este edificio renacentista junto a la Catedral de Sevilla, a finales del siglo XVI por orden de Felipe II, con el objetivo de albergar a los comerciantes para que desarrollen adecuadamente sus actividades mercantiles. Posteriormente en 1778 durante el reinado de Carlos III, se traslada toda la documentación referente a los dominios españoles en las Indias a la planta superior del edificio, lugar donde se encuentra actualmente. Más de 80 millones de páginas de documentos originales, 8.000 mapas y dibujos junto a 43.000 legajos, se encuentran en sus estanterías con información de más de tres siglos de historia de América y Filipinas en su relación con España. Textos escritos por Colón, Magallanes, Hernán Cortés o Pizarro se encuentran aquí junto a otros no menos importantes que aportan información sobre el arte, geografía, política o economía del Nuevo Mundo.

Archivo General de Indias de Sevilla

EL PALACIO DE SAN TELMO.

El palacio de San Telmo fue construido en 1682  con el objetivo de albergar  la Universidad de Mareantes. De belleza singular tiene planta rectangular con cuatro torres y un gran patio central, destacando en el edificio, la impresionante fachada principal del siglo XVIII de estilo churrigueresco realizada por Leonardo de Figueroa y las esculturas realizadas por Antonio Susillo en su fachada lateral de personajes ilustres de Sevilla. Su capilla es extraordinaria muestra del barroco más exuberante, donde destaca la imagen de Nuestra Señora del Buen Aire talla del siglo XVII. En 1849 los Duques de Montpensier fijan aquí su residencia realizando cambios y mejoras en el edificio y jardines colindantes, a la muerte de la duquesa Maria Luisa Fernanda, se cede el mismo al Arzobispado transformándolo en un Seminario Pontificio hasta 1989, año en el que es cedido a la Junta de Andalucía estableciéndose tras algunas reformas la sede de la Presidencia. El acceso es gratuito aunque es necesario realizar una cita previa por teléfono o correo electrónico para visitar de forma guiada al edificio.

El Palacio de San Telmo Sevilla

CASA DE PILATOS.

La actual residencia de los Duques de Medinaceli en Sevilla, es reconocida como uno de los monumentos más bellos de la ciudad además de ser considerado el mejor edificio nobiliario andaluz y un ejemplo excelente de la arquitectura sevillana del siglo XVI.

El origen de su nombre proviene de la década de 1520 cuando comenzó a celebrarse en la Capilla de las flagelaciones dentro del propio palacio, un Vía Crucis teniendo como inicio la puerta de acceso al mismo y su final en el célebre humilladero medieval de la Cruz del Campo.

El palacio comenzó su construcción en 1483, siendo el primer Marqués de Tarifa, tras su vuelta de un viaje de peregrinación a Jerusalén y del que vino con fuertes influencias del arte renacentistas a su paso por Italia, el que decide combinarlo con el estilo mudéjar sevillano en las diversas ampliaciones posteriores. Así podemos contemplar su escalera decorada con preciosos zócalos de azulejos, extraordinarias salas con bellos frescos en sus techos, pinturas del siglo XVI al XIX, esculturas diversas, bustos de emperadores romanos, fuentes y jardines adornados con artesonados además de rejas de estilo plateresco, que nos transportaran en el tiempo.

Como curiosidad cabe señalar que la Casa de Pilatos ha sido elegida como escenario para rodar escenas de varias películas reconocidas internacionalmente: 1492: La conquista del paraíso con el actor Gerard Depardieu, El reino de los Cielos con Orlando Bloom o Knight and Day de Tom Cruise destacan entre otras importantes.

Casa de Pilatos - Sevilla

METROPOL PARASOL.

Popularmente conocido por su forma como las Setas de la Encarnación, es la estructura de madera más grande del mundo, con dos columnas de hormigón ubicadas en la céntrica plaza de la Encarnación de Sevilla. Obligada parada para el turista, le sorprenderá por su altura aproximada de 26 metros, rodeada de edificios modernos, tiene en la parte superior un mirador al cual se accede por ascensores desde donde podremos deleitarnos con unas espectaculares vistas de la ciudad.. Su diseñador fue el arquitecto alemán Jürgen Mayer y fue inaugurada en el año 2011. Sus instalaciones albergan una plaza de espectáculos, un mercado, locales comerciales y restauración, un mirador y el museo Antiquarium ubicado en su subsuelo, donde podemos contemplar restos arqueológicos de la época romana y almohade.

Metrosol Parasol Sevilla

EL BARRIO DE SANTA CRUZ.

Dentro del distrito del casco antiguo de la ciudad y correspondiente a la zona donde se ubicaba la Judería, se encuentra el barrio más famoso de Sevilla: Santa Cruz. Calles laberínticas y estrechas para crear corrientes de aire fresco y evitar el abrasador sol del verano hispalense, donde deambular es un deleite para los sentidos; barrio de innumerables historia y leyendas, donde anduvo el imaginario D. Juan Tenorio, se hospedó el norteamericano Washington Irving o el extraordinario pintor Murillo vivió gran parte de su vida.

Barrio Santa Cruz Sevilla

No se puede venir a Sevilla sin sumergirse  en éste lugar repleto de magia a cada metro, con bellas iglesias, casas-patio, fuentes y plazas con cruces de hierro forjado. Tapear en Casa Plácido, o disfrutar de la simpatía del personal y calidad de los platos en la Bodega Santacruz, no tiene precio. Visitar la Hostería del Laurel, la Calle Besos por su estrechez y cercanía de los balcones o los bellos Jardines de Murillo con su amplia variedad botánica, setos, fuentes y bancos de azulejería sevillana, son sólo algunos de los múltiples rincones de interés que ofrece éste hermoso barrio que debe su nombre a la desaparecida parroquia de la Santa Cruz que fue destruida durante la ocupación francesa y en cuyo solar se estableció la Plaza de Santa Cruz que conocemos actualmente.

“Barrio de Santa Cruz:

ya llega la hora mística y serena

en que habré de ser tuyo para siempre:

¡crucificado, barrio, con tres rosas

de pasión, mientras viva, en la cruz santa

de tu nombre, tu amor y tu misterio!” (José María Pemán)

Sevilla es pura magia; conocer su patrimonio y sus costumbres es un regalo que debes disfrutar. Una parte muy importante del tesoro que es nuestra Andalucía. ;))

Recommended Posts
Formulario de Contacto

Si deseas más información, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies