Andalucía y sus vinos, una tradición milenaria. El cultivo de la vid y la elaboración del vino se remonta a las primeras culturas que pasaron por tierras andaluzas, siendo los fenicios los que introdujeron las primeras vides y métodos de elaboración en su colonia de Gades la actual Cádiz en el 1.100 a. C.

Se tiene constancia de cultivos de vides silvestres para la elaboración del vino desde hace al menos 7000 años, en los alrededores del Mar Negro, en los lugares que hoy conocemos como Turquía y Georgia.

Posteriormente los griegos desarrollaron y perfeccionaron su cultivo controlado, siendo los romanos al tomar su relevo, los que continuaron con la tradición del cultivo y elaboración del vino que pasó a convertirse en un alimento básico de la dieta y símbolo de estatus social.

Andalucía y sus vinos

Durante siglos, se ha ido elaborando vinos de manera continuada en las tierras de Andalucía, teniendo los siglos XVI y XVII, con el auge del comercio marítimo principalmente con Inglaterra, como punto de partida del estilo que conocemos hoy en nuestros vinos andaluces.

El clima mediterráneo, la topografía y la geología de Andalucía son extraordinarios para el cultivo de la vid, sus temperaturas suaves con una media de 16º C, los microclimas diversos, con abundantes horas de sol a lo largo de todo el año, la diferentes altitudes de las tierras dedicadas a tal fin, hacen posible que se desarrollen vinos magníficos de reconocida calidad. 

El sistema de crianza más habitual de los vinos andaluces, es el conocido como sistema de “criaderas y soleras” que comienza a desarrollarse en el siglo XVIII mediante “botas” hechas de roble americano colocadas a tres alturas con la finalidad de ir envejeciendo el vino mediante el vaciado y rellenado de las botas inferiores con caldos de las superiores, mediante trasvase.

Andalucía tiene en la actualidad más de 40.000 Hectáreas de viñedos orientados hacia la producción de vinos de calidad, siendo las principales productoras las provincias de Cádiz, Córdoba, Huelva, Granada y Málaga.

Silencio, que el vino duerme
no se quiere despertar
que sueña con una copa
sueña con un paladar
con una mujer hermosa
y con un hombre cabal”.

(Atim)

VINOS CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN (D.O.)

En Andalucía son seis las Denominaciones de Origen de vinos reconocidas, así encontraremos en la provincia de Málaga la denominación de vinos más antigua de España, la D.O. Málaga donde el tipo de uva utilizado es la Moscatel y la Pedro Ximénez, obteniéndose unos vinos generosos de gran personalidad y estilo como el lágrima, el moscatel, el Pedro Ximénez, el dulce color, el pajarete y el seco, excepcionales para acompañar foie, patés, quesos, pescados y por supuesto la repostería. La D.O. Sierras de Málaga ofrece  vinos tintos, rosados y blancos de gran calidad y sabor, ideales para acompañar carnes de cerdo ibérico, venado, codorniz , quesos curados y pescados.

Andalucía y sus vinos

En la provincia de Cádiz las D.O. Jerez-Xérès-Sherry y D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, con vinos elaborados en la zona oeste de la provincia, donde predominan suelos de tierra “albariza” rica en carbonato cálcico y arcillas y las tierras denominadas “barros”.

La uva blanca es la utilizada en la elaboración de sus ricos caldos y en menos medida la uva moscatel y Pedro Ximénez.

Aquí puedes degustar vinos excepcionales como el fino y la manzanilla ideales para acompañar quesos suaves, jamón, mariscos y pescados blancos, el amontillado que hace una combinación perfecta con quesos curados, pescado azul y carnes blancas, el oloroso para degustar guisos tradicionales, carnes rojas y caza, el Palo Cortado buen acompañante de los quesos curados, embutidos y pescados en salsa, Pale Cream ideal con los foie y patés, Cream un vino dulce muy indicado para la repostería y el Pedro Ximénez para el queso azul y cabrales, la repostería y helados de turrón, chocolate y vainilla.

Andalucía y sus vinos

Córdoba es conocida por la excelencia de sus vinos, con D.O. Montilla-Moriles, donde el clima mediterráneo con influjos continentales y el predominio de la uva Pedro Ximénez, origina caldos de gran personalidad.

Sus vinos se clasifican en finos, amontillados, olorosos, Pedro Ximénez y blancos, que por motivos de encontrarse alejados del mar ofrecen sabores avellanados, con más cuerpo, menos secos y ácidos que los de Jerez, son excelentes para acompañar quesos, jamón , caldos, sopas, carnes, pescados y repostería.

En la provincia de Huelva se encuentran los vinos con D.O. Condado de Huelva, que abarcan parte del sureste de la misma, con hectáreas de 14 municipios entre el Guadiamar y la Ría del Tinto.

Son vinos de una extraordinaria calidad encontrando diversos tipos de las que disfrutar a nuestro paso por la provincia, así podemos encontrar  el vino blanco (Joven y Tradicional), Generosos ( Pálido y Viejo), Generosos de licor (Pale Dry, Medium, Cream y Pale Cream) y el vino naranja, aromatizado con un macerado de cortezas de naranja que es de larga tradición en la zona. Finalmente citaremos como curiosidad que los vinos D.O. Condado de Huelva también son conocidos con el sobrenombre de “Vinos del Descubrimiento” por la primera expedición realizada por Cristóbal Colón hacia América desde el puerto de Palos de la Frontera en 1492,  y que llevaba en sus bodegas vinos de la zona.

“…llegado septiembre, si el diablo no agua la fiesta, se colma esta copa, hasta el borde, de vino naranja y se derrama casi siempre como un corazón generoso”. (Platero y yo, Juan R. Jiménez)

A estas seis Denominaciones de Origen se suman 16 indicaciones geográficas protegidas denominadas Vinos de la Tierra, donde la variedad pasa por los vinos dulces, blancos, rosados y tintos, elaborados en zonas orientadas tradicionalmente a los mercados locales y unidas a la viticultura familiar; algunas de ellas son: Bailén (Jaén), el desierto de Almería, el altiplano de Sierra Nevada (Granada), la Sierra Sur de Jaén o la Sierra Norte de Sevilla.

LAS FIESTAS DEL VINO

Desde hace siglos en nuestra tierra, la cultura del vino se encuentra fuertemente arraigada  en todo acto social y fiesta, el buen vino siempre se encuentra presente, existiendo innumerables eventos vinculados a él a lo largo del año, un ejemplo de ello son la Cata de Vinos Montilla-Moriles (Córdoba) y la Feria de la Manzanilla de Sanlúcar (Cádiz) que tienen lugar en el mes de mayo, la Feria y Fiestas de la Vendimia en Villanueva del Ariscal (Sevilla) y la Noche del Vino de Cómpeta (Málaga) declaradas de Interés Turístico y que se celebran en agosto, al igual las denominadas Fiestas del Vino concentradas en el mes de septiembre durante la vendimia; declaradas de Interés Turístico aquí podremos visitar entre otras, la Fiesta de la Vendimia de Manilva (Málaga), Moriles (Córdoba), Bollullos Par del Condado (Huelva), Jerez de la Frontera (Cádiz) o Mollina (Málaga). ¡Brindemos por Andalucía y su gente! ;))

Andalucía y sus vinos