Con 750 años de historia, es sin duda una visita obligada si quieres vivir una experiencia inolvidable. La Feria del Caballo, representa una de las ferias más importantes de toda Andalucía.

En un post anterior ya hemos hablado de la historia y las señas de identidad de la Feria del Caballo. Hoy queremos comentar esta Feria desde la experiencia vivida en un día lleno de colores, sonrisas, bailes, buena comida y un sol brillante.

Feria del Caballo 15

¡Llegamos a la Feria del Caballo!

La emoción de llegar a los alrededores del Parque Gonzalez Hontoria y sentir ese ambiente de Feria es indescriptible, cuando aún no logras imaginar  todas las emociones que ahí dentro te esperan. Un recinto inmenso, cuenta este año con mas de 200 casetas, cada una decorada muy especialmente, con la particularidad  que todas son públicas, lo que brinda la oportunidad de hacer un recorrido complaciendo todos los gustos.

Los paseos de caballos de raza, carruajes y conductores engalanados, son los protagonistas del ambiente en el recorrido por el Real, acompañados del vino de la tierra, buena comida, bailes y música que se combinan con la risa, calidez y gracia de Jerezanos y visitantes.

Un verdadero ambiente festivo, en el que el orden y la organización resaltan en cada espacio, que  invita al disfrute de toda la familia.

Comer en la Feria del Caballo

Llega la hora de la comida, y lo difícil es escoger entre tanta variedad que ofrecen cada una de las casetas.

Aquí estamos, en la caseta Papanata, una jarra de rebujito para empezar. Gambas, jamón, queso, langostinos y no puedes dejar de probar el exquisito ceviche de atún, ganador del primer premio de la VIII Semana Gastronómica del Atún de Barbate.

Disfrutar de los sabores de platos típicos andaluces en medio de un ambiente tan agradable, es una experiencia única, y si se complementa con la excelente atención brindada por su gerente Jose Carlos y todo el personal de la caseta, lo hacen mucho mas cercano y familiar.

Seguimos el recorrido por el recinto, la orden es, disfrutar y divertirse.

Sevillanas, flamenco, rumbas y un sin fin de actuaciones que se ofrecen en todas las casetas.

Al llegar la noche, es alucinante el brillo y los colores del alumbrado que decora el Real. Sigue el baile, el vino, la alegría y el buen ambiente. Nos despedimos, con ganas de volver y repetir.

Feria del Caballo

La mejor y única recomendación para la Feria del Caballo, es que no os perdáis la ocasión de disfrutarla ¡Olé!.