Jaén, la capital del aceite de oliva, es una de las provincias de Andalucía que mayor auge ha experimentado como destino turístico en los últimos años.

La provincia y su capital, ofrece entornos extraordinarios dignos de conocer y que cumplen todas las expectativas del visitante más exigente, pues aquí se encuentra el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas y preciosas localidades cuyos castillos medievales han sido testigos de mil batallas en tiempos de La Reconquista; Alcalá la Real, Alcaudete o Segura de la Sierra son sólo algunos ejemplos, de poblaciones imprescindibles a las que todo viajero debe acercarse para disfrutar de sus encantos y empaparse de su historia, destacando entre todas ellas, las ciudades emblemáticas de Úbeda y Jaén, reconocidas por la UNESCO como Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

Hoy te invitamos a realizar un recorrido por su capital, donde siempre es un placer pasear por sus calles, conocer los lugares y monumentos que la conforman y degustar su rica gastronomía. ¿Nos acompañas?.

Lugares de Jaén

Jaén tiene mucho que ofrecer al viajero que decida pasar unos días conociéndola. Sus orígenes más remotos comienzan a finales del Neolítico pero es en la época Íbera tras construirse un santuario de peregrinación religiosa, cuando comienza a cobrar importancia.

Posteriormente y debido a su excelente ubicación, cartagineses, romanos, árabes y finalmente castellanos, siendo conscientes de su importante posición estratégica y militar, la fueron transformando y engrandeciendo hasta convertirla en la maravillosa ciudad que es en la actualidad.

Un paseo por la ciudad

En tu visita a Jaén encontrarás monumentos, plazas y lugares muy recomendables para conocer.

Podemos realizar un recorrido por el centro histórico, comenzando por uno de los puntos más tradicionales de la ciudad, la Plaza de la Constitución o de las Palmeras desde donde puedes encaminarte hacia uno de los monumentos más importantes y bonitos de la capital, la Catedral de la Asunción que se encuentra a escasos 500 metros de distancia.

Durante el trayecto a pie pasaras por la plaza del Pósito, lugar en el que en siglos pasados se almacenaba el grano y el aceite para abastecer a la ciudad.

Un poco más adelante se encuentra la Plaza de Santa María justo a los pies de la Catedral, esta bonita plaza que permite unas vistas excelentes de la fachada principal del templo, el Palacio Municipal y del Palacio Episcopal, fue remodelada en 2011 con elementos decorativos que hacen una constante referencia a la Catedral y permite además una vistas inmejorables de la misma .

La Catedral de la Asunción, declarada Monumento Histórico-cultural es de estilo renacentista aunque con elementos barrocos en la fachada y portadas. Su construcción se inició en 1494 sobre el lugar donde se encontraba la antigua mezquita aljama, su planta es rectangular y espaciosa.

Una vez en el interior aconsejamos visitar la Sacristía, la Sala Capitular, una de las obras más importantes del renacimiento español, y el museo catedralicio con pinturas y esculturas de grandes artistas españoles. En la Catedral de Jaén también se encuentra otro tesoro de la tradición cristiana, la Reliquia del Santo Rostro o Paño de la Verónica imagen que tiene una gran devoción popular en Jaén.

Otros monumentos muy recomendables para conocer en la ciudad son el Palacio del Condestable Iranzo, edificio de estílo mudéjar construido en el siglo XVI donde destaca entre bonitos azulejos, magnificas escaleras y patios el denominado Salón Mudéjar y el Palacio de los Condes de Villardompardo, bajo el que se encuentran los Baños Árabes construidos en tiempos de Abderramán II, más grandes de Europa.

Si lo que te atrae es la historia, el Museo de Jaén dispone del mayor legado mundial de Arte Íbero o puedes subir hasta el castillo de Santa Catalina fortaleza impresionante que se encuentra en un monte cercano a la ciudad. En su interior se encuentra el Parador Nacional de Turismo y un completo Centro de Interpretación Histórica, muy cerca en el extremo de la montaña, se eleva una majestuosa Cruz desde donde las vistas de la ciudad son magníficas ideal para los amantes de la fotografía.

El casco antiguo de Jaén tiene muchos más lugares de obligada visita, el Arco de San Lorenzo del siglo XIII, que formaba parte de la desaparecida Iglesia de San Lorenzo. 

La Capilla de San Andrés, que anteriormente fue una sinagoga en el corazón de la judería, la Iglesia de la Magdalena, que conserva restos de la antigua mezquita sobre la que fue construida y el Raudal de la Magdalena ubicado en el castizo barrio jiennense de La Magdalena y que debe su nombre a la fuente y la conducción de agua que desde época romana y posteriormente árabe, abastecía termas, aljibes, baños públicos y fuentes y en el que según la leyenda, tuvo su guarida el famoso “Lagarto de Jaén”.

La leyenda del Lagarto de la Magdalena

Desde principios del siglo XVII tenemos noticia de una leyenda según la cual existió un enorme y extraño animal, identificado con un lagarto que vivía en una cueva cercana a la fuente de la Magdalena, se alimentaba de ovejas y demás animales que acudían a beber agua e incluso de las personas que iban a coger agua allí.

Hay varias versiones de como acabaron con el animal, la más conocida cuenta como un pastor cansado de que se comiera sus ovejas, mató una, le vació las entrañas y las lleno de pólvora o yesca prendida, cuando el lagarto se comió la oveja, murió reventado por dentro. De aquí proviene la conocida expresión popular: “¡Ojala revientes como el lagarto de Jaén!” o “¡Vas a reventar como el lagarto de Jaén!”

Lugares para comer y tapear

Si tras el recorrido se te ha abierto el apetito, Jaén cumplirá sobradamente tus expectativas pues es uno de los mejores lugares de Andalucía para comer y tapear. Aquí es costumbre incluir gratuitamente junto a la bebida una tapa del día, además de elegir una rica diversidad de platos de su amplia oferta gastronómica.

Los lugares más usuales para disfrutar del tapeo son diversos, la zona del Arco del Consuelo con sus tascas en el entorno de la Catedral, entre el Pósito y la Plaza de la Constitución, el barrio de San ildefonso y la zona de los Escuderos, son algunos de los más emblemáticos y concurridos tanto por turistas como locales.

El aceite de oliva lógicamente es uno de los ingredientes principales de la mayoría de los platos de la gastronomía jiennense, aquí se puede disfrutar de un magnífico gazpacho, la pipirrana, o la ensaladilla de pimientos asados, ¿otros platos que no puedes perderte? … las deliciosas espinacas esparragadas al estilo de Jaén, el choto al ajillo, el cordero al horno, el arroz caldoso o el lomo de orza, sin olvidar los flamenquines, las berenjenas fritas, el bacalao encebollado y el revuelto de setas silvestres, acompañados de las populares patatas a lo pobre, que en Jaén se sirven habitualmente con huevos y pimientos fritos.

Visitar Jaén puede convertirse en toda una experiencia, pues tiene en su provincia y en su capital motivos suficientes para hacer que tu estancia sea algo inolvidable que seguramente quieras volver a repetir. ¿Te vienes a Jaén?