Cuenta una leyenda del siglo XV, que en la aldea de Almonte en la provincia de Huelva, un pastor encontró en el interior del tronco de un árbol una imagen de la Virgen que se llevó con él.

Agotado por el esfuerzo del peso de la talla, se quedó dormido ocurriendo que durante el sueño, la imagen de La Señora, volvió de nuevo al lugar donde la encontró. Al enterarse los clérigos y el cabildo de Almonte, recogieron de nuevo la imagen poniéndola en la iglesia mientras se construía una pequeña ermita para ella.

La historia lógicamente cuenta una versión bien distinta de lo ocurrido ya que al parecer y tras la conquista a los musulmanes de la ciudad de Niebla (1280), por el rey Alfonso X El Sabio, éste ordenó levantar una ermita en los que por entonces eran terrenos reales de caza.

En ella, se veneraba una imagen gótica de Santa María de las Rocinas, que era visitada regularmente por los pastores de Almonte y los cazadores de Villamanríque (Sevilla).

Ya entrado el siglo XVII, se declarará a la Virgen como Patrona de Almonte, y se le cambiará el nombre por el que actualmente la conocemos, Virgen del Rocío. Es en esos tiempos, cuando comenzarán a crearse las primeras hermandades que iban de peregrinación, sumándose a lo largo de los siglos, un número cada vez mayor, hasta las alcanzadas en nuestros días.


Romeria del Rocio5

LA ROMERÍA DEL ROCÍO

La Romería del  Rocío es una celebración popular religiosa en honor de la Virgen, que se celebra el fin de semana del Domingo de Pentecostés. Como hemos mencionado anteriormente, tiene lugar en la aldea onubense de Almonte en la provincia de Huelva, que cuenta durante el resto del año con una población en torno a los dos mil habitantes, y que en esas fechas señaladas puede llegar a albergar a más de un millón de personas entre peregrinos, turistas y curiosos.

Romeria del Rocio 2

Días antes del acto principal, centenares de hermandades, se acercan hasta el lugar en peregrinación, a pié, barco, caballo o carretas tiradas por bueyes. Se acompañan durante el recorrido por el sonido de tamboriles y flautas, además de guitarras y cantes. Todo ello regado con buen vino y comida de la tierra.

Con la llegada de la noche, los peregrinos montaran el campamento. Pocos dormirán, si acaso algunas horas robadas a la madrugada, para continuar al amanecer hacia la aldea de Almonte, entre dunas, pinos y enebros.

El camino resulta de gran belleza para los sentidos, pues concurre por las marismas del delta de Guadalquivir, en los límites del Parque Nacional y Natural de Doñana, (uno de los espacios protegidos más importantes del territorio andaluz y la mayor reserva ecológica de Europa).

Al llegar al destino, las 114 hermandades filiales, (teniendo en cuenta que la Hermandad Matriz de Almonte es la primera de ellas, existiendo desde 1640), se ubican en las denominadas “Casas de Hermandad” donde son visitadas por el resto de peregrinos de otros lugares, participando en la aldea de buena armonía y ambiente en todo momento.

Para que todo se desarrolle con normalidad, son activados con antelación todos los sistemas operativos (sanitarios, protección civil, orden público y demás), por parte de la organización, semanas antes del inicio de la romería a fin de que todo se desarrolle dentro de los cauces establecidos.

Impresiones y sensaciones de la Romería del Rocío

Madrugada del domingo de Pentecostés, en la ermita del Rocío no cabe un alma. Todo son nervios, sudor y expectación. El Simpecado de la Hermandad Matriz de Almonte ya llegó y se rezó el Santo Rosario.

Los almonteños rodean la verja, contemplando a La Señora. Cuando será el momento?, tal vez ahora?. Agitación, empujones, rumor de voces, un almonteño que sube por los barrotes, luego otro y otro más, ¡esto ya es imparable!. Toman las andas, ¡se abre la reja!…¡Sí, La Blanca Paloma está en la calle!

Romeria del Rocio 4

Así fue y así será una vez más éste año 2018, cuando comience la procesión que la lleve durante todo el día, a recorrer la aldea pasando por delante de las distintas Casas de Hermandad. A su alrededor, peregrinos y visitantes, se sentirán felices por haber presenciado algo realmente singular y único en el mundo.

Una vez finalice la procesión, a la caída de la tarde, miles de personas se retiraran abandonando la aldea, y poniendo punto y final a la Romería del Rocío, pero eso sí, hasta el año próximo.