Lucena denominada “Ciudad de las tres Culturas” o “Perla de Sefarad” por su pasado judío, es una de las poblaciones más interesantes y con encanto de la provincia de Córdoba.

Situada en la cuenca del Genil, entre colinas de la sierra Subbética, rodeada de campos de olivos y viñedos, ha sido cruce de caminos para las diferentes civilizaciones que poblaron la Península Ibérica a lo largo de los siglos.

La huella del pasado se hace patente en enclaves como la Cueva del Ángel, en la falda de la Sierra de Aras, considerada como uno de los yacimientos del Paleolítico más importantes de Europa, posee restos de asentamientos humanos de hasta 350.000 años y el yacimiento romano de Los Tejares, con su conjunto de hornos de una importante factoría alfarera.

Lucena Córdoba

El mayor esplendor de Lucena tuvo lugar durante la dominación musulmana, donde constituyó la principal población judía de Al Andalus. Tuvo ubicada en sus tierras una

importante escuela universitaria hebrea entre los siglo XI y XII, muchos de cuyos sabios formarían parte posteriormente de la reconocida Escuela de Traductores de Toledo.

A lo largo de los siglos Lucena ha sido testigo de importantes hechos y gestas que marcaron su historia, en sus alrededores tuvo lugar en 1483 la batalla de Martín González, dónde las tropas de los Reyes Católicos derrotaron al último rey de Granada, Boabdil “El Chico”, que fue encarcelado en la Torre del Castillo del Moral, declarado Bien de Interés Cultural.

La fortaleza fue residencia de los Marqueses de Comares y posteriormente Palacio y Castillo de Medinaceli, en la actualidad alberga el Museo arqueológico y etnológico de la ciudad, donde se exponen materiales encontrados en los yacimientos arqueológicos; la historia de  la comarca, su pasado hebreo, tradición alfarera y del metal, protagonizada por dos piezas características: el velón de cobre (lámparas de aceite) y la vasija de barro de color verde vidriado denominada perula.    

El auge económico del siglo XVIII convirtió a Lucena en una de las grandes ciudades barrocas de Andalucía. Siendo ejemplo de ello el magnífico Sagrario barroco de la iglesia de San Mateo, esta construcción religiosa de estilos gótico-mudéjar y renacentista está considerada como la “catedral de la Subbética, anteriormente se ubicaba en este lugar la antigua sinagoga y luego mezquita de la ciudad, hasta que en 1240 se adaptó al culto cristiano.

A ella se unen por su interés, el barrio y la Iglesia de Santiago, posible arrabal de la época del esplendor de la Lucena judía, el Palacio de los Condes de Santa Ana, joya del barroco cordobés que fue construido en el siglo XVIII y en el que destacan sus bellos patios porticados y que actualmente alberga en su interior el Centro de Interpretación de la Ciudad, el Palacio de los Marqueses de Campo de Aras de estilo neoclásico, la Parroquia de Santo Domingo construida en el siglo XVIII y que tiene una bella cúpula decorada con yeserías y un retablo barroco donde destaca el Cristo de la Sangre, la Capilla de Jesús Nazareno con su extraordinario camarín barroco que aloja imágenes del siglo XVI.

El Santuario de la Virgen de Araceli patrona de Lucena, celebra sus fiestas el primer domingo de mayo, se encuentra en una elevación a seis kilómetros de la localidad, te recomendamos su visita pues desde su mirador se tienen vistas impresionantes de territorios pertenecientes a cinco provincias de Andalucía ( Jaén, Granada, Sevilla, Córdoba y Málaga).

Lucena Córdoba

La gastronomía es otro de los grandes tesoros que ofrece la localidad de Lucena; en su típica y tradicional cocina, encontrarás ricos y variados platos que no debes perderte, las naranjas picadas con bacalao, los bolos lucentinos, las albóndigas de boquerones, el joyo, las papas en ajopollo, el chomino, la roña de habicholones, junto a sus aceites y aceitunas siempre imprescindibles.

La zona tiene además una gran tradición vinícola, siendo famoso el vino de Montilla dentro de la denominación de origen Montilla-Moriles y su riquísima repostería con dulces como los pestiños, las sopaipas, las alegrías, los mostachones y los hojaldres.

Lucena también destaca por la fabricación de muebles de calidad, muy demandados a nivel nacional e internacional, el Museo del Mueble es otro de los lugares de interés que tienes que conocer a tu paso por la localidad, se encuentra ubicado en el interior de la silla más grande del mundo, realizada en madera maciza y 26 metros de  altura.

En él,  puedes contemplar muebles representativos de algunas empresas junto a un pergamino de 2 metros de altura en el que se cuenta la historia del mueble lucentino.

Muchos son los motivos que tienes para visitar Lucena, la belleza de su entorno paisajístico, sus monumentos, la artesanía, su extraordinaria gastronomía sus fiestas populares con una gran personalidad y tradición, pero sobre todo el poder compartir con sus amables habitantes el encanto de una ciudad  que tiene mucho que ofrecerte y que te dejará con ganas de volver. ¿Vamos a Lucena?    

Lucena Córdoba