¿Te gustaría conocer los Pueblos Blancos de Cádiz y no sabes por dónde comenzar?

Hoy queremos sugerirte un recorrido por algunos de ellos, que estamos seguros te van a encantar.

Desde la llegada de los primeros viajeros románticos procedentes de Europa y Estados Unidos a principios del siglo XIX, los Pueblos Blancos de Andalucía han cautivado por su belleza y singularidad.

En ellos descubrimos la cultura entrelazada de romanos, judíos, árabes y cristianos que dejaron un legado extraordinario en su arquitectura, costumbres y gastronomía.

El viajero actual que desee conocer y participar de esa maravillosa herencia cultural, sólo tiene que dejarse llevar por la magia de decenas de pueblos que puede encontrar en las sierras de las provincias de Cádiz y Málaga, entre Parques Naturales maravillosos, con paisajes únicos.

Para conocerlos son variadas las rutas que puedes elegir, dedicarles varias jornadas o ir a localidades que despierten un mayor interés para ti; desde Olé Andalucía queremos recomendarte un itinerario por algunos de los  Pueblos Blancos de Cádiz, que por sus características consideramos imprescindibles de visitar.

Pueblos blancos de Cádiz

Iniciamos nuestro viaje desde la población de Arcos de la Frontera, te sorprenderá encontrarte con éste pueblo por su curiosa ubicación sobre un monte a más de 150 metros de altura junto al río Guadalete.

Con poco más de 31.000 habitantes, es considerado como el comienzo a la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz. Aquí disfrutarás paseando por sus calles encaladas donde nació el mítico bandolero José Ulloa «El Tragabuches» y  degustando su rica gastronomía donde se combinan perfectamente las verduras y legumbres para hacer platos tan sabrosos como el potaje de acelgas, la alboronía, realizada a base de calabaza, tomates y garbanzos. No debes perder la oportunidad de probar los vinos de la zona, ya que Arcos tiene bodegas de gran calidad.

Realizar una visita a los monumentos más característicos es algo ineludible, existen magníficos monumentos que debes conocer como su Castillo, declarado Bien de Interés Cultural, la Iglesia de Santa María de la Asunción de origen mudéjar con preciosa fachada de estilo plateresco o el Convento de las Mercedarias Descalzas en el que podrás adquirir riquísimos dulces elaborados por las monjas.

Como colofón debes acercarte a la Peña de Arcos, declarada monumento natural de Andalucía, desde aquí las vistas son incomparables.

A lo largo del camino nos podemos acercar a conocer las localidades de Bornos y Villamartín, bonitos pueblos blancos dedicados a las actividades agrícolas principalmente, con bellos lugares y monumentos que fotografiar como el Castillo Palacio de Los Ribera o el Dolmen de Alberite que forma parte de una necrópolis megalítica de más de 6000 años de antigüedad.

Pueblos blancos de Cádiz

Prado del Rey no queda muy lejos de nuestra próximas parada, ya en pleno Parque Natural de Grazalema, encontramos la localidad de El Bosque, puerta de entrada al parque, con preciosos paisajes a nuestro alrededor, nos da la oportunidad de elegir si dirigirnos al pueblo de Ubrique reconocido a nivel mundial por sus trabajos de marroquinería y donde tendrás la oportunidad de adquirir algún artículo de gran calidad que sea de tu agrado.

El bonito pueblo de Grazalema es uno de los principales destinos del turismo rural en la provincia de Cádiz, ubicado en el corazón del Parque Natural Sierra de Grazalema, tiene el privilegio de ser de los pocos lugares del mundo donde aún se encuentra el pinsapo, una especie única de abeto que puede llegar a los 30 metros altura, y que en ésta zona aún es posible contemplar.

Disfrutar de su gastronomía y de la adquisición de artículos artesanales típicos como la cestería o las mantas elaboradas con pura lana de oveja, es algo que te recomendamos si visitas la localidad.

Pueblos blancos de Cádiz

A escasos 15 km de distancia nos vamos a encontrar con una de las poblaciones más visitadas de la ruta de los pueblos blancos de Cádiz, nos referimos a Zahara de la Sierra, situada sobre la falda de la Sierra del Jaral, desde la que tendremos unas vistas excepcionales. Sus calles y casas blancas distribuidas de forma escalonada le otorgan la consideración de ser uno de los pueblos más bonitos de la provincia.

Declarado Conjunto Histórico Artístico en 1983, destacan de su Patrimonio; la Fortaleza Medieval del siglo XIII, la Torre del Reloj del siglo XVI y la Iglesia de Santa María de la Mesa, entre otros.  Pueblo blanco, dedicado a la actividad agrícola, al turismo rural y de aventura, un lugar ideal para la práctica del vuelo libre y ala delta o realizar rutas de senderismo, como la ruta de la Garganta Verde.

Desde el Mirador de Zahara de la Sierra, podrás disfrutar de impresionantes vistas de la Sierra de Líjar, el Embalse de Zahara – El Gastor y la población de Olvera, quedarán grabados recuerdos inolvidables de tu paseo por este maravilloso pueblo.

No pierdas la oportunidad de probar sus platos típicos como los garbanzos con acelga, las tagarninas o los quemones y descubrir en cada uno los sabores de Zahara de la Sierra. 

Pueblos blancos de Cádiz

Seguimos en este itinerario de pueblos blancos de Cádiz con Olvera, pueblo famoso por sus olivos y la calidad de sus aceites.

Aquí es imprescindible visitar el Castillo Árabe del siglo XII declarado Bien de Interés Cultural, la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación de estilo neoclásico y a escasos dos kilómetros de la localidad no dejes de visitar el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, cuenta la leyenda que la Virgen de los Remedios hizo un milagro acabando con la sequía que asolaba a la población en 1715 y de ahí la gran devoción que se le profesa.

El Santuario del siglo XVII construido sobre una ermita del siglo XVI, recibe actualmente 300.000 visitas anuales.

Es típico de la gastronomía de Olvera, la chacina, la sopa pegá, la sopa de tomate, el solomillo relleno o un buen arroz con conejo.

Pueblos blancos de Cádiz

Para finalizar un día increíble llegamos a Setenil de las Bodegas, un maravilloso pueblo blanco que destaca por su encanto y arquitectura única. Sus calles en pendiente, la blancura de sus casas y sobre todo sus viviendas construidas bajo las rocas del tajo creado por el río Guadalporcún te sorprenderán.

Muchos son los monumentos y lugares que puedes disfrutar aquí, entre los que destacan,  la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, la Fortaleza Nazarí, la Ermita de San Benito o las Cuevas de San Román.

En la gastronomía local de Setenil de las Bodegas, podrás deleitar el paladar con la sopa cortijera; que es un plato típico hecho con pan, aceite de oliva, espárragos y huevo escalfado, el queso de cabra con membrillo o el revuelto de espárragos de setas.

Un recorrido que seguro os dejará con ganas de volver y seguir descubriendo estos hermosos pueblos blancos, llenos de magia y encanto de la provincia de Cádiz. ¿Cuál es tu preferido?.

2 respuestas

  1. Genial artículo, pero siempre se hace referencia a los pueblos de la sierra norte de Cádiz, sin embargo los pueblos de la sierra sur también tienen gran encanto y no están tan explotados turísticamente. Por ejemplo: Castellar de la Frontera está considerado como uno de los pueblos más pintorescos de Andalucía y sin embargo nunca aparece reflejada en este tipo de guías ¿Por qué?

    1. Así es, son pueblos con mucho encanto y Castellar de la Frontera precisamente es uno de los que hemos destacado, dedicándole un post exclusivo ;)) Aquí te dejamos el enlace http://bit.ly/1joiE2z esperamos sea de tu agrado. Un saludo.

Los comentarios están cerrados.