Qué ver en Antequera.

 In Antequera

Para todo viajero que decida visitar ésta bonita ciudad y se pregunte ¿qué ver en Antequera?, tiene una fácil respuesta pues son numerosos los monumentos y lugares de interés que ofrece. “La ciudad de las iglesias blancas y gongorinas”.

El Torcal  y el Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera.

Como describió el poeta Gerardo Diego a la ciudad de Antequera, es todo un reclamo para los apasionados del arte y la historia, registrando más de medio centenar de monumentos de interés en su mayoría iglesias, conventos y edificios ligados a órdenes religiosas.

Además de espléndidos edificios de la arquitectura civil y militar, todo ello junto a extraordinarios yacimientos arqueológicos, entre los que destaca el incomparable conjunto de dólmenes de Menga, Viera y El Romeral, declarado como Monumento Patrimonio de la Humanidad, el 15 de julio de 2016. 

Dólmenes de Antequera

Antequera

Como “guinda” Antequera tiene en sus cercanías el impresionante Paraje Natural de El Torcal que con sus caprichosas formas en la roca caliza, conforma  uno de los paisajes kársticos más importantes de Europa.

La denominada Antikaria (ciudad antigua) por los romanos, ha sido asentamiento desde el Paleolítico de diversas culturas que se establecieron allí debido a su centralidad geográfica, al ser cruce de caminos para todo aquel que quisiera desplazarse a Málaga, Córdoba, Sevilla y Granada.

Tras la conquista de la ciudad a los musulmanes por el infante Don Fernando en 1410, Antequera queda como zona fronteriza entre los territorios cristianos e islámico, surgiendo en ese momento diversas leyendas moriscas como la que da nombre a la Peña de los Enamorados, roca solitaria de 880 metros de altura que asemeja un pétreo rostro mirando al cielo, desde donde se arrojaron tras su huida, el prisionero cristiano Tello y su amada musulmana Tagzona, para evitar ser capturados y separados por su padre. 

…”si acaso conoces

ó vez alguna viajando

ves esa peña, que el vulgo

la nombra de enamorados,

Que te recuerde la historia,

que entre sus riscos grabaron,

con rojas letras de sangre

dos corazones esclavos”.

(Fragmento del Romance La Peña de los Enamorados. Siglo XV).

Antequera

Tras la conquista de Granada en 1492, Antequera se transforma y extiende más allá de sus murallas, aumenta su población y se convierte en una de las ciudades más importantes de Andalucía, son tiempos de gran florecimiento destacando el siglo XVIII, al llegar numerosas congregaciones religiosas que construyen la mayoría de conventos, iglesias y capillas que podemos contemplar hoy en día, junto a hermosos palacios levantados por la nobleza que va llegando a la ciudad, dada la importancia que adquiere en la industria textil de la lana, lino y seda.    

Por todos estos motivos además del interés que teníamos por conocer de primera mano su rica gastronomía, decidimos dedicar  dos días para recorrer sus calles y visitar los monumentos más emblemáticos que posee esta bella localidad malagueña.

Antequera

Iniciamos nuestro itinerario en Antequera junto al Paseo Real, tomando como punto de partida la Plaza de Toros de Antequera considerada una de las más bonitas de Andalucía. Inaugurada en 1848 pasó a ser propiedad municipal en 1980, acometiéndose una importante reforma siguiendo el modelo de estilo arquitectónico antequerano del siglo XVIII que le da su actual aspecto.

En el interior de la plaza se encuentra el Museo Taurino no obstante, decidimos continuar nuestra ruta acercándonos a la Puerta de Estepa a escasos metros de distancia y que se construyó en 1749 con la finalidad de recibir a los viajeros llegados desde Sevilla, ésta puerta que contemplamos es una reconstrucción realizada en 1998 siguiendo el patrón original,  su arco central de mayor tamaño, servía para el paso de los carruajes y los dos más pequeños para el de viandantes.

Antequera

La Plaza de Castilla se encuentra justo a su lado, con el Monumento a los Enamorados en su parte central, obra de Manuel Patricio Toro que rinde homenaje a la preciosa leyenda de amor antequerana.

Antequera

Encaminamos nuestros pasos por la calle Alameda de Andalucía hacia la calle Infante Don Fernando, aquí nos recibe la estatua del Capitán Moreno héroe de la Guerra de Independencia, y la Iglesia de San Juan de Dios. Contemplamos su fachada con piedras procedentes de las ruinas de la ciudad romana de Singilia Barba y caliza roja traída de El Torcal, en su interior tiene magníficas pinturas dedicadas a la vida del Santo; la cúpula y el precioso retablo son una joya del barroco andaluz.

En esta misma calle se encuentran la Casa de los Pardo edificio del siglo XVII ejemplo del manierismo doméstico andaluz, enfrente de ésta, el Convento de los Remedios (actual Ayuntamiento) y la Iglesia del mismo nombre que a estas horas de la mañana, no se encuentra abierta a los visitantes por lo que decidimos continuar hasta la cercana Iglesia del Convento de San Agustín. Construido a mediados del siglo XVI,  presenta una hermosa torre y un balcón corrido en la fachada típico de los edificios civiles que era utilizado para presenciar los eventos festivos. La iglesia ha sido restaurada a lo largo de los siglos, predominando finalmente el estilo manierista.

La Plaza de San Sebastián corazón de Antequera, es nuestro siguiente destino. El calor comienza a hacerse sentir aunque estamos a primeros de junio y decidimos entrar directamente en la Real Colegiata de San Sebastián. La torre que posee nos deja sin habla, construida en ladrillo entre 1701 y 1706, es de estilo barroco con 60 metros de altura, se corona con una veleta de 3,5 metros de altura conocida como el Angelote que puede ser visto desde diversos puntos de la ciudad. La portada es de estilo plateresco construida en 1548. Su interior a sufrido variadas reformas a finales del siglo XVIII pero todo en ella es magnífico y sorprendente, el coro situado en la nave central, la Capilla de Ánimas,pinturas, piezas de retablística y platería.

Antequera

Antequera

Después de “refrescarnos” con el ambiente del interior del templo, admiramos la recoleta plaza con su fuente renacentista obra de Pedro Machuca en 1545, a su alrededor también se encuentran el Arco del Nazareno, que data del siglo XVIII marcando el inicio de la calle Nueva, y la Casa Bouderé, construida a principios del siglo XX en estilo eclecticista francés, con bonitas rejas y balcones que miran a la plaza. La Oficina de Turismo también se ubica en sus aledaños, nos ofrecen la posibilidad de contratar un tour guiado por el centro histórico a un precio muy asequible pero en nuestro caso, decidimos realizarlo por cuenta propia ya que estamos interesados en dedicar más tiempo a visitar la Alcazaba y la Colegiata de Santa M.ª la Mayor.

Antequera

Como ese es nuestro siguiente destino, emprendemos la marcha por la Cuesta de Zapateros, una de las empinadas calles donde cada Semana Santa se realiza por parte de algunas cofradías la tradicional subida corriendo con los tronos a hombros, hasta su llegada al templo. A esta antigua costumbre se le denomina “correr la vega” y su intención es bendecir desde los cerros de la ciudad, las fértiles vegas antequeranas.

Antequera

La siguiente y empinada calle que nos encontramos es la Cuesta de San Judas a pocos metros de las murallas que rodean la Alcazaba, esta nos lleva tras subir unas escalinatas de piedra a la calle Rastro lugar donde se encuentra la Fuente del Toro, en ella se lee la siguiente inscripción: “ Que nos salga el sol por Antequera” frase atribuida al Infante Don Fernando cuando se disponía a realizar el asalto final a la ciudad en 1410.

Antequera

A pocos metros tenemos parte del recinto amurallado que es a su vez un magnífico mirador, no nos resistimos a fotografiar tan magníficas vistas, Antequera, el Peñón de los Enamorados, la Ermita de la Veracruz coronando una de las partes más altas de la ciudad, y a nuestras espaldas la Alcazaba. 

Antequera

En primer lugar nos encontramos con el Arco de los Gigantes, que fue construido evocando los arcos de triunfo del mundo clásico en 1585, al objeto de sustituir una puerta en recodo de la muralla árabe conocida como Puerta de Estepa.

En la parte superior tuvo hasta el siglo XIX, una monumental estatua de Hércules en una hornacina de la que sólo se conservan los pies en el Museo Municipal, por ello también es conocida como Puerta de Hércules. La puerta tiene siete metros de altura y cuatro de luz, y está formada por un gran arco de medio punto. En la parte superior se observan en relieve los motivos heráldicos de la ciudad: El león, el castillo y la jarra de azucenas.

Antequera

Al traspasar el arco nos encontramos en la Plaza de los Escribanos, desde aquí podemos ver al fondo la Colegiata, sin embargo será nuestro siguiente destino pues en primer lugar pasaremos a conocer el Recinto Monumental de la Alcazaba.

Adquirimos las entradas a 6€ cada una que incluyen audioguías y el acceso a la Colegiata de Santa María, la magia del recinto es extraordinaria, son escasos los visitantes a estas horas cercanas al almuerzo, por lo que estamos encantados con el silencio del lugar. La fortaleza construida en el siglo XI y tomada por el Infante Don Fernando en 1410 tras cinco meses de asedio, fue clave en la conquista de Granada que ocurriría 80 años más tarde. 

Dentro del conjunto amurallado de la medina islámica observamos dos recintos más o menos diferenciados: la Alcazaba, que ocupa la parte superior del cerro, y un segundo anillo que, bajando desde la Puerta de la Villa, continuaba hacia el Postigo del Agua y Puerta de Málaga, para volver a unirse con la Torre Blanca. Pasamos por una serie de jardines y arboledas que entendemos pueden ser mejorados dando una mayor belleza si cabe al entorno y llegamos a la denominada Puerta Cristiana, reedificada a principios del siglo XVI en la zona ocupada por el Patio de Armas.

Antequera

Nos encanta el lugar y disfrutamos recorriéndolo, aquí se encuentra también la Mazmorra excavada en la misma roca del subsuelo con seis metros de profundidad, es impresionante, nos parece oír los lamentos de los cautivos hacinados en ese terrible agujero.

A escasos metros de muestra orgullosa la Torre del Homenaje, de las Cinco Esquinas o de Papabellotas, es la torre más importante de todo el recinto. Es de planta angular y accedemos al interior  por una puerta jalonada de dos grandes fustes de columna lisos y un dintel. Entre las estancias del interior, hay varias de planta rectangular y cubiertas con bóvedas esquifadas, una escalera de madera nos lleva a la planta superior.

Luego  nos encontramos con el mecanismo de un antiguo reloj y un péndulo de piedra, seguimos el ascenso hacia el campanario, ahora por una escalera de piedra  hasta llegar al campanario construido sobre la torre en 1582. Se trata de un templete campanario con chapitel en forma piramidal, para cobijar la campana mayor de la ciudad, hecho que pudimos comprobar en primera persona al tocar los cuartos a escaso metros de nuestras cabezas.

Antequera

Una vez más las vistas son espectaculares desde aquí, más fotografías y descendemos para continuar ahora por un lienzo de la muralla que nos conduce hasta la conocida como Torre Blanca que fue construida en época nazarí, con dos plantas y terrado. Su construcción muestra una gran perfección técnica en su fábrica de sillería y las vistas también son excepcionales desde ella.

Abandonamos la torre para pasar junto al aljibe nazarí para el almacenamiento de agua y los restos de la Mezquita Aljama, edificio de planta rectangular que tras la conquista de Antequera, fue transformada en templo cristiano. La Torre del Quiebro reedificada hace pocos años nos espera a continuación y muy cerca la Tumba romana del siglo I d. C. destinada a albergar las cenizas de los difuntos, prueba tangible de que las edificaciones aquí fueron muy posteriores a la época musulmana.

Antequera

Teniendo a nuestro lado el adarve, caminamos en dirección a la Colegiata pues dado lo avanzado de la hora nuestros estómagos comienzan a demandar una buena comida de la tierra. De la Plaza de los Escribanos, llegamos a la Plaza de Santa María justo al lado. Aquí contemplamos la estatua central del poeta antequerano del siglo XVI, Pedro Espinosa ,y nos acercamos al mirador que ofrece esta bonita plaza para disfrutar de las vistas de la ciudad y las Termas romanas justo a nuestros pies.

Antequera

Las Termas que fueron descubiertas por casualidad en 1988, datan del siglo I después de Cristo, y se realizaron con grandes sillares y piletas, en los restos arqueológicos destaca el gran mosaico polícromo del siglo III en cuyo medallón central se representa una divinidad romana.

Nos centramos ahora en la preciosa fachada de la Colegiata. Construida entre los años 1515 a 1550, es de estilo renacentista realizada totalmente en piedra de sillería, con pináculos estriados que recuerdan al gótico veneciano. En su parte derecha se erige una torre construida en el siglo XVII.

Su planta basilical es de tres naves cubiertas con armaduras de madera de estilo mudéjar separadas por columnas jónicas y una extraordinaria capilla mayor, la bóveda es de estilo gótico mudéjar sin embargo llama nuestra atención que el interior se encuentra prácticamente vacío de elementos ornamentales y retablos, pero está justificado ya que actualmente no se realizan cultos, sino eventos y conciertos.

Antequera

Antes de abandonar el interior descubrimos  en uno de sus laterales una Tarasca, se trata de un  paso que acompañaba a las procesiones del Corpus en los siglo XVII y XVIII  se compone  de un dragón de siete cabezas y sobre él una figura femenina que representa la Fe. Ésta tarasca antequerana es una reproducción fiel de las de antaño y la única que existe en España.

Antequera

Bajamos a continuación por la cuesta de Santa María y la cuesta de Barbacanas en dirección a la calle Calzada, es hora de almorzar y aceleramos el paso hacia nuestro destino, uno de los lugares más típicos y con personalidad de la ciudad de Antequera, el Restaurante-Hospedería Arte de Cozina, Antiguo Coso San Francisco. 

Se encuentra en un antiguo edificio del siglo XVII. Aquí tienes la posibilidad de dormir en la hospedería, tapear en el bar o disfrutar en el restaurante con platos exquisitos de la cocina tradicional malagueña y especialmente antequerana. Platos ancestrales donde se utiliza con rigurosidad productos de temporada de una calidad extraordinaria, bajo la dirección e investigación de su propietaria y jefa de cocina Charo Carmona que nos atendió personalmente dando muestras de una gran simpatía y profesionalidad.

Antequera

Nuestra intención era conocer sus platos más significativos aunque es una labor complicada dado que son muchos y variados.

Decidimos dejarnos aconsejar y sorprender y el resultado no pudo ser mas brillante: Ajoblanco de habas, porra antequerana en tres variedades, blanca, de tomate y de naranja, gazpacho de espárragos, moruna de jurel, pelona de lomo (uno de sus platos más demandados) y chivo a la pastoril de un extraordinario sabor, todo ello regado con un vino magnífico de la Bodega Dimobe, Lagar de Cabrera Rosado D.O. Sierras de Málaga.

Antequera

Antequera

El colofón lo pusieron los postres, Charo nos indicó que no debíamos marcharnos sin probar el Canutillo de ajonjolí al Pedro Ximénez, la Almojábana y la Capirotada, nos quedamos sin palabras pues todos estaban extraordinarios, sin duda en tu paso por Antequera debes pasar por Arte de Cozina para disfrutar de su maravilloso arte culinario. 

Para conocer más detalles de nuestra experiencia en Arte de Cozina PINCHA AQUÍ

Antequera

Antequera

Tras reponer fuerzas decidimos reanudar la ruta por el centro histórico, aún disponíamos de bastantes horas de sol y nuestra intención era aprovechar al máximo la jornada.

Nos encaminamos a la Plaza de las Descalzas pues allí se encuentra la Iglesia de San José y a su lado uno de los museos más visitados de la localidad, el Museo Conventual de las Descalzas, a su lado otro edificio emblemático el Palacio de los Marqueses de la Peña de los Enamorados, soberbio palacio del siglo XVI con torreones en sus esquinas y donde se combinan formas y volúmenes del mudéjar andaluz, y que en la actualidad es un colegio y a su lado el Convento de la Victoria construido en el siglo XVIII, nos encanta su bonita fachada realizada en piedra de sillería y su balcón central, además tiene una decoración interior en estilo neoclásico con yeserías muy interesante.

Antequera

Nos dirigimos a continuación hacia el Coso Viejo, aquí nos sorprendemos nuevamente al encontrarnos en una bonita plaza en cuyo centro se encuentra una estatua en bronce del Infante Don Fernando a caballo. A su izquierda EL Convento de Santa Catalina de Siena, a su derecha el Palacio de Nájera donde se encuentra el magnífico museo de la ciudad, con piezas extraordinarias de incalculable valor como es el caso de la estatua romana del siglo I d. C. el Efebo de Antequera.

Antequera

Pasamos por la calle de Los Tintes con intención de llegar a la calle Lucena, allí veremos el Palacio del Marqués de Villadarias del siglo XVIII, destacando particularmente su portada y su patio de planta cuadrada con arcos de ladrillo sobre columnas toscanas de piedra de El Torcal, no está abierto al público por lo que continuamos hacia el cercano Convento Madre de Dios de Monteagudo, construido en el siglo XVI y reconstruido en 1747 tras un incendio que lo destruyó.

El edificio acoge a la Comunidad de Religiosas Agustinas y en su interior alberga valiosas obras pictóricas, retablisticas y escultóricas.

La calle Lucena nos conduce directamente a la Avenida de la Cruz Blanca, allí casi nos pasa desapercibida la pequeña capilla del siglo XVIII que le da nombre a la calle, al fondo se encuentra el Convento de la Trinidad.

Decidimos dirigirnos hacia otra de las plazas más reconocidas de Antequera, la Plaza de Santiago donde se encuentran la Iglesia de Santiago que comenzó siendo una ermita en el siglo XVI y el Convento de Santa Eufemia de mediados del siglo XVIII que muestra en su construcción reminiscencias  de la arquitectura nazarí y estilo neoclásico en la fachada.

Antequera

Estamos a punto de concluir por hoy la intensa jornada en Antequera, decidimos tomar la calle Belén para hacer unas fotografías desde los Jardines del Mirador del Rey, junto a la Puerta de Granada, de la Iglesia del Carmen declarada Monumento Nacional y que se encuentra en un promontorio junto al río de la Villa. No ha sido posible su visita por falta de tiempo (aunque queda en nuestra agenda para la próxima ocasión).

Antequera

La jornada ha sido intensa, la ciudad y sus alrededores tienen aún muchos secretos que mostrar. Mañana nos disponemos a recorrer otros de sus inigualables lugares mágicos, El Torcal  y el Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO en julio de 2016. Estamos seguros que será una extraordinaria experiencia pero eso es otra historia que compartiremos con vosotros en un nuevo artículo. ;))

Fotos OléAndalucía

Recommended Posts
Formulario de Contacto

Si deseas más información, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
luz de luna en antequeraComer en Antequera