Vejer de la Frontera, uno de los lugares más emblemáticos y turísticos de la provincia de Cádiz, es uno de los ocho pueblos que conforman la Comarca de La Janda.

Declarado conjunto histórico artístico en 1976 y galardonada con el Premio Nacional de Embellecimiento, su término participa de parte del Parque Natural de La Breña y Marismas del Barbate, incluyendo en sus 8 km de costa, las magníficas playas de El Palmar y La Mangueta declarada ésta última, espacio protegido de interés territorial.

Con una población que supera los 12.000 habitantes, se encuentra ubicado en las inmediaciones del río Barbate, a sólo 54 km de la capital, sobre un monte de 200 metros de altura, que desde la más remota antigüedad no pasó desapercibido para las distintas civilizaciones que poblaron la zona.

Conocida en época tartésica como Besaro, fenicios, cartagineses y posteriormente romanos, que la denominarían Baessipo, dejaron huella de su paso por estas tierras. Sin embargo, es a partir del 711 de nuestra era con la invasión musulmana y tras la famosa Batalla de Guadalete, cuando experimenta su mayor esplendor durante cinco siglos y medio, hasta caer en manos cristianas en el siglo XIII.

De calles estrechas, sinuosas y de casas blancas por la cal, Vejer de la Frontera muestra al viajero su extraordinario pasado andalusí, envolviéndolo en una atmósfera llena de magia y encanto que difícilmente olvidará.

EL CENTRO HISTÓRICO. VEJER DE LA FRONTERA

El pueblo de Vejer de la Frontera, tuvo a lo largo de su historia un carácter principalmente defensivo, por lo que se encontraba rodeado de una importante muralla de trazado irregular de más de 2 km, de la que aún se conservan buena parte de sus lienzos así como tres torres:

La Torre de San Juan, la Torre de la Corredera y la Torre del Mayorazgo, ésta última de magníficas vistas, se encuentra comunicada con la Casa del Mayorazgo, casa solariega de estilo barroco construida en el siglo XVIII, que tiene en su interior dos bonitos patios premiados en diversas ocasiones por su belleza y singularidad, que sin duda merecen nuestra visita.

A lo largo del recorrido por la antigua villa vejeriega, el viajero tendrá la oportunidad de contemplar las cuatro puertas de acceso al interior de la zona amurallada:

El Arco de la Villa, que se sitúa junto a la emblemática Plaza de España conocida popularmente como “plaza de los pescaitos”, (por los peces que tiene la fuente central), punto habitual de encuentro de vecinos y turistas durante todo el año, pues además de ser un bonito y céntrico lugar, se encuentran buenas terrazas y restaurantes a su alrededor para disfrutar de unas ricas tapas, pescados de la zona y la extraordinaria carne de ganado retinto.

El Arco de Sancho IV situado en la parte norte de la localidad, punto de partida de todo viajero que se dirigía a Medina Sidonia, el Arco de Puerta Cerrada que se encuentra en el barrio de la Judería de calle intricadas de corte andalusí y desde el que puede verse el mar y las marismas del río Barbate y por último el Arco de la Segur (hacha) construido durante el reinado de los Reyes Católicos y que tiene en su proximidad la Iglesia Parroquial del Divino Salvador de estilo gótico-mudéjar, levantada sobre los restos de la mezquita árabe.

A poco más de 100 metros de allí, nuestro recorrido nos llevará hasta el Castillo de Vejer en la parte más elevada del recinto amurallado, construido por los musulmanes en el siglo X, fue reformado por los cristianos posteriormente en los siglos XIV y XV; es de planta rectangular con puerta en arco de herradura construida en el siglo XI y dispone de tres torreones con magníficas vistas.

La Iglesia del Convento de la Concepción, conocido como ‘Convento de las Monjas Concepcionistas’ es el único vestigio que se conserva del antiguo Convento de Nuestra Señora de la Concepción, fundado a mediados del siglo XVI por Don Juan de Amaya y su esposa. Destaca especialmente su portada renacentista y las criptas de sus fundadores. En la actualidad, después de un proceso de restauración, es utilizado para la realización de diferentes actividades culturales y sede del Museo Municipal de Costumbres y Tradiciones de Vejer, junto a él se encuentra el Arco de las Monjas, uno de los lugares más bonitos para fotografiar en tu visita a la localidad, que sin duda no debes perderte.

LA COBIJADA

Una de las características que sorprende a todo aquel que visita los pueblos de Andalucía, es comprobar la diversidad que presenta su folclore, uno de estos ejemplos lo podemos observar en el traje típico de la mujer de Vejer de la Frontera, la “cobijada”.

Aunque con reminiscencia de la cultura árabe, se cree que esta forma tradicional de vestido era una tradición de origen castellano. Completamente de color negro, consta de unas enaguas blancas con tiras bordadas, falda larga hasta los pies, blusa blanca con encajes, saya negra sujeta a la cintura y un gran manto negro fruncido con el que se cubrían completamente, dejando solo el ojo izquierdo a la vista.

En el barrio de la Judería encontraremos el Monumento a la Cobijada o Mujer Vejeriega junto a un mirador con vista magníficas de la villa.

LOS MOLINOS DE VIENTO DE SAN MIGUEL

Construidos en la segunda mitad del siglo XIX, pues los anteriores funcionaban con energía hidráulica, son todo un símbolo de Vejer de la Frontera. En la actualidad la villa conserva siete molinos de viento. En la zona de San Miguel se encuentra el recinto de Las tres Avemarías, como son conocidos los molinos de San José, San Francisco y San Antonio. Estos molinos que pueden ser visitados de forma gratuita, permiten conocer el funcionamiento y su historia, además de ver las herramientas utilizadas en tiempos pasados por los campesinos de la zona. Se encuentran en buen estado de conservación ya que fueron restaurados por el Ayuntamiento dentro de una zona de recreo en cuyo interior está ubicado Centro de Interpretación del Viento.

EL SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA OLIVA

Situado a cinco kilómetros de la localidad en dirección al la cercana localidad de Barbate, éste santuario construido en el siglo XVIII sobre los restos de una antigua basílica visigoda del siglo VII, guarda en su interior en un magnífico retablo, la imagen de la Virgen de la Oliva patrona de Vejer de la Frontera, realizada por Martín Alonso de Mesa a finales del siglo XVI.

El santuario celebra su día más popular cada 7 de Mayo, pues se conmemora la proclamación de la Virgen de la Oliva como Patrona de la localidad, trasladándose los vejeriegos hasta la Ermita, para vivir una jornada campestre alegre y festiva.

FERIA DE LA PRIMAVERA

Este año 2017 entre los días 26 y 30 de Abril, tendrá lugar la Feria de la Primavera de Vejer de la Frontera y con ella el inicio de la temporada de ferias en la provincia de Cádiz. Esta fiesta popular, se encuentra vinculada con la tradición del «Ganado Vacuno Selecto y Caballar”, donde podrás disfrutar de espectáculos ecuestres diversos como la doma, paseos a caballo, carreras de cintas y la Subasta de Ganado Retinto.

En el recinto ferial La Noria el ambiente es extraordinario, niños jóvenes y mayores se reúnen para disfrutar de las atracciones o divertirse bailando en las casetas existentes hasta altas horas de la madrugada.

Vejer de la Frontera te sorprenderá gratamente si decides visitarlo.

Sus calles blancas, intrincadas y llenas de flores, sus costumbres, sus monumentos y gastronomía la impregnan de un misterio y personalidad que te cautivará.

No serás el único, pues muchos de los que vinieron a conocerla, decidieron quedarse para siempre… pero eso es algo que tienes que experimentar y sólo lo sabrás, cuando traspases sus murallas.